viernes, 1 de noviembre de 2013

Una teoría audaz

Supongamos que el juez de la Corte Suprema, el dr. Lorenzetti, pactó con Scioli y no con Cristina de Kirchner, -o Zannini-. Él es un juez que tiene aspiraciones políticas, y tiene razones sólidas para ver el reino de Cristina sucumbir. Igual que Scioli.

Con el fallo, Lorenzetti borra la semana triunfal de Massa. Eso fue música para los oídos de Scioli, pero también desarma la bomba de Clarín a largo plazo, con lo que se beneficia a Scioli y a muchos políticos que ven en un multimedios tan poderoso un problema.

El momento en el que Lorenzetti entrega el fallo de la Corte Suprema le da aire al gobierno kirchnerista, pero el resultado se verá posiblemente en dos años. O en más.

Es una victoria que pronto dejará un sabor amargo en el gobierno actual si intenta forzar los mecanismos administrativos para apurar los plazos. Carece de legitimidad para atropellar a la Justicia y sentirá con impotencia que Clarín se burla de la ley una vez más.

Si el macrismo aprovechara la oportunidad, y promulgara algún decreto (o mejor una ley) que enuncie una protección a la libertad de prensa, aún sin ser efectivo, podrá arrojarse una victoria contra los opresores, aún sin ser el verdadero responsable.

Queda muy claro que lo que dijo el dr Lorenzetti no puede ser más cierto: el tema está lejos de estar cerrado.