martes, 2 de septiembre de 2014

El salario mínimo y el mundo de Cristina


Ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sacó una cuenta matemática que debería asombrarnos: comparando el crecimiento del salario en los últimos once años, que fue de 2.389%, se ufanaba de que ni la inflación más alocada podía empardarlo. "Si la inflación anual fuera del 100%, el acumulado después de once años sería de 1.100%". El número correcto es 204.700%

La cuenta está muy mal, pésimo, pero hay algo aún más complicado: Cristina nunca cotejó su cálculo con alguien que supiera del tema. Cristina Kirchner siente que la gente se queja sin entender que está mucho mejor que en el 2003, que probablemente se quejan de llenos. Y no tiene a nadie cerca que le ayude a pensar la realidad con números bien calculados.

Entremos al mundo de Cristina

Qué es lo que pasaría si Cristina tuviera razón y tomáramos en cuenta el acumulado de la inflación oficial, de 197,94%, en esta misma década?

Comparado con el crecimiento de un 2.389% del salario, una persona que antes podía comprarse 200 cosas hoy se podría comprar 4.382,12. INCREÍBLE! Tendría un poder de compra 2.191,06% superior.

Una persona que antes alquilaba un departamento, podría comprarse ese mismo departamento entero todos los meses y le sobrarían 2 meses de alquiler más. Todo con el mismo porcentaje que destinaba de su sueldo a pagar la cuota de alquiler. Nos quejamos de salames que somos.

Una persona que se subía a un taxi y pagaba 5 pesos para ir a trabajar y otros 5 para volver, con la misma proporción de su sueldo se puede comprar un auto de 13.548 u$s a valor del dólar de 2003. Todos los meses.


Pero hagamos algunas cuentas de verdad

En el año 2003 y en toda la década anterior, el sueldo mínimo vital y móvil era de 200 pesos, o 200 dólares convertidos según el 1 a 1. Durante la presidencia interina de Duhalde ese valor quedó totalmente fuera de uso porque no fue actualizado.

Ajustado por la inflación más o menos real, ese mismo salario sería hoy de 1.250$ así que por lo que parece, el salario ha ganado mucho.

Pero no es del todo cierto.

En realidad, el gran problema que tenemos es que gracias a una inflación galopante de unos 625.20% en estos mismos años, muchos más sueldos se parecen hoy al salario mínimo vital y móvil.

Según datos del INDEC, la mitad de la población gana menos de 4.500$ y el sueldo promedio de un profesional ha caído de un promedio de 5 veces el sueldo mínimo a 3. El sueldo de un administrativo normal promedio era de 2 veces el sueldo mínimo en el 2003, y ahora es exactamente eso.

La inflación  achata la diferencia entre una persona que invirtió una considerable parte de su vida para estudiar una carrera y una persona que no tiene preparación de ningún tipo.

Pero claro, nos quejamos de llenos que estamos.